Tendencias en cosmética: Los claims de moda en cosmética y su significado

Ya sabéis que lo natural y lo SIN, o lo FREE están de moda y muchas marcas se suben al carro de estas tendencias,  en el tema de lo natural, lo vimos la semana pasada con la estrategia del greenwashing, pero, ¿de verdad los consumidores entendemos lo que significan? Pues mi experiencia es que no. Así que, si te parece vamos a hacer un repaso sobre todas estas tendencias y a desgranar que significan por si tú también tienes alguna duda.

Como hay mucho que explicar de cada una de ellas lo que te voy a incluir aquí es un pequeño resumen, si quieres que indaguemos en alguna más profundamente puedes dejarme un comentario abajo y hacemos un post específico para que no te quede ninguna duda, ¿vale? eso sí te advierto que es un post un poco denso así que para que no te resulte demasiada información y acabes mezclando las churras con las merinas te recomiendo que vayas poco a poco con él o incluso si lo necesitas que lo leas en dos veces, si te ves con fuerzas siempre puedes pasar al apartado siguiente, y sino tómate un tiempo para que asimiles los conceptos antes de pasar al siguiente claim, como siempre, tú eliges 😉

Bueno pues al lío, que empiezo a enrollarme y no avanzo con el tema…

¿Qué es un cosmético vegano?

Pues a priori todos los que no contienen productos de origen animal podrías pensar, ¿verdad? Bueno, pues no es sólo eso, no contiene productos de origen animal como pueden ser la gelatina o el colágeno, tampoco ingredientes derivados de animales como podrían ser la miel, la cera de abejas o la leche y además, el producto cosmético no ha debido ser testado en animales. Pero, no garantiza que las materias primas no hayan sido testadas en animales si la empresa no tiene o  no puede ejercer control sobres sus proveedores.

Y ahora en términos prácticos, ¿qué cosméticos puedo encontrar que sean veganos? Pues pueden ser tanto de cosmética natural como de cosmética convencional, de hecho la convencional lo tiene más fácil puesto que la mayoría de sus componentes al ser sintéticos, no son de origen animal, pero también es cierto que en el proceso de producción no ha podido intervenir ningún animal o derivado de éste. Y en el caso de cosmética natural pues como decimos no pueden contener miel, cera de abeja, huevo, leche…

No testado en Animales o CRUELTY FREE, ¿son lo mismo?

Estos son otros claims que nos vuelven locos. Muchas marcas destacan que no testan sus productos cosméticos en animales, y yo pienso, pues menos mal, porque sino estarían haciendo algo totalmente ilegal en la Unión Europea desde 2013. Así que cuando veáis que una empresa indica que no testan sus productos en animales no está destacando más que algo que tiene la obligación legal de hacer.

Otra cosa son las marcas adheridas al CRUELTY FREE estas marcas, además de no testar sus productos en animales, que como os digo no es más que su obligación, también piden a sus proveedores que no testen las materias primas que ellos utilizan en animales, utilizando otros métodos no dañinos con los animales como son los ensayos in vitro o in silico (con ordenador). Hay varios sellos que garantizan esto en función del país en el que nos encontremos, el más usado a nivel internacional es el  “LEAPING BUNNY” (si quieres más información sobre este sello y sobre las marcas adheridas te dejo aquí el link de su web )

Hasta aquí todo muy bien, pero… ¿qué pasa con las marcas que comercializan sus productos en otros mercados como por ejemplo el chino? Pues bien, estas marcas no pueden garantizar el Cruelty free porque en China (al menos hasta la fecha te creación de este artículo, ya que cada vez hay más presión para que deje de experimentarse en animales y ya se están iniciando programas piloto de Leaping Bunny, ver más información aquí) es obligatorio demostrar la inocuidad de los productos mediante test in vivo en animales, así que aunque no hagan sus ensayos en Europa, realmente sí que están testando sus productos en animales.

Así que si eres de los que apuestan por la NO experimentación en animales te recomiendo que busques marcas CRUELTY FREE certificadas, que siempre son más seguras que las que no contienen la certificación.

Productos  FREE / SIN /0%

es una tendencia muy utilizada como parte del greenwashing, aunque no es sólo exclusiva de estas empresas, las empresas de cosmética natural también utilizan algunos de estos reclamos, precisamente para diferenciarse del resto y si quieres distinguirlas, ya sabes dónde mirar ( y sino siempre puedes volver a leer esto):

SIN CONSERVANTES / PRESERVATIVE FREE

¿Qué quiere decir que un cosmético no tiene conservantes? ¿Son seguros estos productos? ¿Por qué las marcas los destacan?

Muchos de los productos problemáticos de los que se habla últimamente son conservantes como: los parabenos (éstos se merecen una mención especial en un apartado específico por ser otro claim específico que se utiliza en cosmética), la metilisotiazonilona,  (conocida también por su nombre comercial de Kathon, el triclosan, el fenoxyetanol, los liberadores de formol… ¿Pero cuál es su función en los cosméticos? Su función es mantener a los microorganismos a raya y que no puedan contaminar nuestros productos, el problema es que algunos de ellos son alergénos muy potentes o disruptores endocrinos, de ahí su mala fama más que merecida y aunque son productos cuyo uso está autorizado en cosmética normalmente tienen restricciones en cuanto a las cantidades de uso de los mismos.

Entonces, ¿son necesarios estos compuestos en nuestros cosméticos? Pues depende de su formulación, hay fórmulas que por la composición no contienen agua, que es indispensable para que los microorganismos se desarrollen y por tanto, no necesitan conservantes, es el caso de bálsamos labiales, aceites y mantecas de todo tipo (éstos suelen necesitar de antioxidantes como la Vitamina E, pero no necesitan conservantes), pero también jabones cuyo pH dificulta la proliferación de microorganismos o perfumes cuyo contenido en alcohol también imposibilita este crecimiento microbiano (el alcohol realmente es un conservante, pero en los perfumes se utiliza como disolvente por lo que se permitiría el claim de sin conservantes), o lacas de uñas en las que la cantidad de disolventes incluidas en su composición tienen este mismo efecto.

Pero hay otros cosméticos, como por ejemplo las cremas, lociones, geles, etc, en los que es imprescindible utilizar conservantes para garantizar la seguridad del producto durante un periodo de tiempo mayor ya que sino la vida útil del producto, dependiendo de su composición y las condiciones higiénicas de fabricación iría de las semanas a los pocos meses.

Pero también es cierto que no es necesario que los conservantes que se utilicen sean uno de los que su uso es controvertido en la actualidad, de hecho los hay de origen natural y totalmente aceptados por las certificadoras de cosmética natural y ecológica.

SIN PARABENOS

Como hemos comentado antes, los parabenos son un tipo de conservante muy barato y eficaz cuyo uso es habitual no sólo en la cosmética también en la alimentación. Está dentro de los catalogados como disruptor endocrino, estas sustancias tienen una estructura molecular muy similar a nuestras hormonas y puede interactuar con nuestro organismo provocando cambios en nuestro sistema endocrino. Algunos de ellos están prohibidos en cosmética y los que están permitidos (Metil, Etil, propil, isopropil, butil o isobutil parabeno) están reguladas las cantidades de uso en la Unión Europea. Hasta la semana semana pasada todo quedaba ahí, los parabenos tenían sus defensores y sus detractores, pero es que esta semana, mientras escribía este post, los parabenos han vuelto a ser un tema candente entre los que trabajamos en el sector de la cosmética ya que el CIR (el comité de expertos en EEUU encargado de evaluar los ingredientes que se utilizan en cosmética, es decir, el equivalente al SCCS que es quien en Europa nos indica qué se puede y qué no se puede utilizar en cosmética o en qué cantidades máximas) ha publicado un estudio indicando que los parabenos son seguros y que incluso, son menos perjudiciales que otros conservantes ya que su efectividad permite utilizarlos en menor cantidad que otros (os dejo aquí el enlace a la publicación del CIR por si queréis consultarla , y ésta es la opinión que la SCCS publicó en su día). Así que de nuevo, la controversia está servida.

Pero es que además,  debido a las presiones de las grandes empresas cosméticas que defendían su uso, el claim de “Sin parabenos” no podrá utilizarse a partir del 1 de julio de 2019, según las buenas prácticas de etiquetado de la Unión Europea, porque discrimina negativamente a productos que están autorizados para su uso en cosméticos. ¿Qué os parece?

SIN SLS / SIN SLES / SIN SULFATOS

El SLS  o sodium lauryl sulfate es un tensoactivo,  es decir sirve para limpiar, y fue el sustituto con mayor efectividad para los jabones desde principios del siglo XX. El problema que tiene el SLS es que es una molécula muy pequeña capaz de atravesar la barrera protectora de la piel, y como es tensoactivo es capaz de “disolver” los lípidos de nuestra piel por lo que no sólo puede traspasar él la barrera lipídica de la piel, sino que nos deja desprotegidos frente al resto de compuestos que van con él y de ahí su efecto tan irritante.

Para solucionar esto se decidió hacer una modificación en este compuesto para conseguir una molécula más grande que minimizara la capacidad de atravesar la capa lipídica de la piel, así nació el SLES, o lauril éter sulfato de sodio (sodium laureth sulfate en nomenclatura INCI), pero este primo del SLS tiene otro problemilla y es que para su formación es necesaria una reacción de etoxilación del SLS y esto da como subproducto en la reacción química una sustancia que es potencialmente cancerígena.

Tanto el SLS como el SLES,  junto con otras variantes de éstos, forman lo que se conocen como tensoactivos sulfatados o sulfatos y que ahora está tan de moda evitar en los champús por su fama de deteriorar el color, pero te los puedes encontrar en geles de baño e incluso en la pasta de dientes.

Así que mi recomendación, evita los productos que contengan tanto SLS como SLES, uno por irritante, y el otro porque en las impurezas que acompañan al producto hay una molécula cancerígena.

SIN ACEITES MINERALES

Los aceites minerales han sido una de las materias primas habitualmente presentes en la cosmética tradicional debido a su bajo coste. Los aceites minerales son productos derivados del petróleo como la vaselina, la parafina y otros derivados que normalmente aparecen en las etiquetas de los cosméticos como Parafinum, parafinum liquidum aunque también hay otros muchos derivados de éstos. ¿Por qué se utilizan en cosmética? Son unos aceites que normalmente hacen película en la piel por lo que tienen un efecto hidratante gracias a que disminuyen la traspiración de la piel y por tanto disminuyen la pérdida de agua transepidérmica, pero no nutren la piel como sí son capaces de hacerlo los aceites vegetales. ¿Tú con cuáles te quedas? Yo lo tengo claro.

SIN COLORANTES

A parte de la cosmética de color o como se conoce comúnmente, el maquillaje, los colorantes se han utilizado en cosmética para hacer más atrayentes los productos para los consumidores y para incrementar la relación sensorial de los productos en nuestro cerebro que un gel con olor a fresa sea rojo aumenta esa capacidad de asociación de nuestro cerebro entre olor y color. Pero, ¿cuál es el problema de los colorantes? Bueno el problema principal que tienen son los casos de alergias que se producen, principalmente en los tintes capilares. Pero,¿ sabías que algunos de los colorantes sintéticos utilizados en cosmética, y que no están permitidos por las certificadoras de cosmética natural y orgánica, son los mismos que se utilizan en alimentación?

Además, hay colorantes que no provienen de productos sintéticos sino de productos totalmente naturales, así que ¿por qué conformarnos con una cosmética aburrida sin color si podemos usar la alternativa natural? O lo que es lo mismo, ¿no será este claim otra estrategia del greenwashing?

SIN PERFUME / SIN FRAGANCIA /SIN PERFUMES SINTÉTICOS

Los perfumes están mal vistos por dos aspectos, por una parte, por los alérgenos que contienen, que algunos de ellos también están presentes en muchos de las fragancias naturales y en los Aceites esenciales; y el otro problema que tienen es que algunos de los componentes presentes en los perfumes sintéticos que se han utilizado, como los ftalatos y los almizcles sintéticos, que son disruptores endocrinos. Bajo mi punto de vista, el problema que tenemos con este ingrediente es que como consumidores no podemos saber si contienen ftalatos o almizcles sintéticos, salvo que la marca nos lo indique, y en el caso de los alérgenos (como vimos en el post sobre etiquetado), sólo somos capaces de conocer aquellos que están en una concentración superior al 0.1% en los productos de aclarado y 0.01% en los de no aclarado.

SIN SILICONAS

Las siliconas también son un producto altamente cuestionado (de hecho recientemente la SCSS ha limitado el uso de dos de ellas) cuyo fin es mejorar la apariencia de la piel y del cabello, su sensorialidad es difícil de conseguir con otros ingredientes, aunque se está trabajando y mucho para conseguir alternativas naturales a las mismas que ya están en el mercado, aunque claro son mucho más caras que las siliconas.

Y ahora, resumiendo mi intención: espero que después de este post, cada vez que veas uno de estos claims en los cosméticos no te suenen a chino y sobre todo, lo que es más importante, seas capaz de interpretarlos y puedas decidir libremente qué productos compras sin tener que dejarte llevar por el marketing utilizado por la marca, pero que también tengas en cuenta que todos los cosméticos que hay en el mercado son seguros, otra cosa es la suma de los efectos que puedan causar en nuestro organismo al cabo de años de uso y las interacciones entre ellos. Y ahora dime, ¿te ha sorprendido alguno de estos claims tan de moda actualmente en cosmética? ¿Te ha quedado alguna duda respecto a alguno de ellos? Cuéntamelo en los comentarios, que sabes que me encanta conocer tu opinión y hablar de cosmética 😉

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *