Qué nos cuenta la etiqueta de un cosmético: listado de ingredientes/INCI y mucho más…

Hay mucha información importante en la etiqueta de un cosmético si sabes interpretarla.

Hoy voy a tratar de ayudarte a hacerlo, de enseñarte qué debería incluir toda etiqueta de un producto cosmético para que la próxima vez que tengas un cosmético en tus manos seas capaz por ti misma de conocer lo que contiene.

Como os contaba en el primer post sobre la cosmética, el etiquetado también está regulado, cada fabricante no puede poner lo que quiera en la etiqueta de sus productos sino que tiene que cumplir una serie de condiciones e incluir la siguiente información:

  1. El nombre o razón social y dirección de la persona responsable. Es decir en nombre y dirección de la empresa que se responsabiliza de la comercialización del producto, que no tiene por qué coincidir con el fabricante real del producto. Si el producto es importado, es decir, no se ha fabricado dentro de la Unión Europea, debe indicarse el país de origen. Hay veces que los responsables incluyen el país de fabricación aunque no sea obligatorio porque quieren destacarlo como reclamo de marketing.
  2. El contenido nominal del producto en el momento de su acondicionamiento, expresado en peso o en volumen, es decir la cantidad  de producto que hay dentro del envase, esto no es obligatorio para los envases de menos de 5 g o 5 ml, las muestras, los monodosis o los productos preenvasados que se venden por unidades y para los que no es significativa la indicación del peso o el volumen.
  3. La fecha de caducidad del producto: la fecha hasta la cual el producto sigue cumpliendo su función y continúa sin ser perjudicial para la salud, en condiciones adecuadas de almacenamiento. No es habitual ver esta fecha ya que los productos que cuya fecha de duración mínima supera los 30 meses esta exento de llevarla y se sustituye por lo que en el sector se llama el PAO o Plazo después de la apertura (Period After Open en inglés) y que viene representado por un tarro abierto, en cuyo interior se indican el número de meses que el producto puede utilizarse tras su apertura, y que se representa por el número seguido de una M.
  4. Precauciones particulares de empleo: son las instrucciones que debemos seguir para utilizar el producto de forma correcta y evitar un uso no adecuado.
  5. El número de lote de fabricación. Cuando el envase sea tan pequeño que esto no sea posible, este número irá sólo en el embalaje.
  6. El nombre y la función del producto cosmético, salvo si se desprende de su presentación, como por ejemplo en un pintalabios.
  7.  La lista de ingredientes, precedida del término «Ingredients«, en orden decreciente de cantidad incluida en el cosmético, excepto, para los ingredientes en cantidad inferior al 1% cuyo orden puede ser aleatorio, y en nomenclatura INCI, que establece que los productos químicos figuran con su nombre en inglés y las plantas con su denominación en latín. Además los colorantes (que no sean para teñir el cabello) pueden ir sin orden, al final del resto de ingredientes utilizando la nomenclatura  CI (Colour Index); las sustancias perfumantes y aromáticas vendrán reflejadas como «parfum» o «aroma» e irán acompañadas, según  los requisitos anteriores, de las sustancias alergénicas identificadas en el reglamento cuya cantidad sea superior al 0.01% para productos que no se aclaran y 0.1% para productos que se aclaran. Los productos presentes en forma de nanomateriales deben llevar el término «nano» entre paréntesis después del nombre del ingrediente.

Qué información no aparece en el listado de ingredientes? Pues las empresas no tienen la obligación de incluir las impurezas procedentes de las materias primas utilizadas, aunque correspondan a sustancias prohibidas.

Cuando no hay suficiente espacio en el envase para incluir las advertencias, la lista de ingredientes o las instrucciones para el uso adecuado del producto aparece un  símbolo denominado la mano en el libro que te indica que el fabricante ha incluido esta información dentro del envase o en el punto de venta donde esté disponible para el consumidor. Por ejemplo, en un folleto aparte.

Hasta aquí la información obligatoria que debe ir en el idioma oficial del país en el que se comercializa (apartados: 2, 3, 4 y 6 ). Es decir un producto que se fabrique en Alemania, por ejemplo, para su comercialización en España, tanto el nombre, como la función del cosmético y el modo de uso deben estar en Castellano.

Pero también hay otra información que aparece en la etiqueta de los productos y que normalmente suele obedecer a motivos publicitarios y de marketing con diferentes frases o «claims» a cerca de las cualidades o beneficios del producto que también deberían llevar unos estudios asociados (aunque esto, que quede entre nosotras, no siempre sucede). Otro tema es el del Greenwasing o lo natural con menciones como: con ingredientes de origen natural y que al carecer de una normativa al respecto cada fabricante utiliza a su conveniencia. Pero todo esto da hablar mucho así que lo trataremos un poco más adelante.

También en este apartado estarán los diferentes sellos que la marca posea en caso de productos veganos, naturales u orgánicos, etc.

Que te parece??, has visto cuánta información puede darnos la etiqueta de un producto??, y nosotros fijándonos solamente en la parte principal del envase, cuando la información importante suele estar en la parte de atrás!!

Espero que a partir de hoy gires los envases de los productos antes de comprarlos 😉

 

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Josune dice:

    Me ha encantado este artículo, muy informativo.

    1. admin dice:

      Muchas gracias Josune, es lo que intentaba con este post, que tengáis toda la información necesaria para que podáis interpretar la etiqueta de los cosméticos que utilizamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *