Y tu piel, ¿cómo es? Seca, grasa, mixta, normal…

En cosmética tradicional se reconocen 4 tipos de piel: seca, normal, grasa y mixta , pero a la hora de tratarlas, muchas marcas solo tienen 3 tipos de productos ( pieles secas y sensibles, pieles normales, pieles gradas y mixtas) y luego la versión antiedad, en algunos casos, como podéis ver la mayoría de las marcas mezclan la grasa con la mixta y la sensible con la seca para sus tratamientos y eso, a mi por ejemplo, me confundió durante años y estuve tratando mi piel con productos que no la ayudaban para nada, cambiando continuamente de marcas ya que no daba con mi crema facial ideal, incluso dejé de utilizar cremas durante una temporada porque ya no sabía cuál utilizar ( si en aquella época hubiera sabido lo que se ahora… Cuanto mejor estaría mi piel), todas me iban mal, casi me daba igual usarlas que no, hasta que llegué a este mundo y estudiando cosmética y los tipos de piel descubrí que mi piel es sensible y reactiva (muy reactiva) pero no es seca como yo pensaba, es mixta, con poros abiertos y mejillas con tendencia a deshidratarse. Y por fin, desde hace dos años, he cambiado la forma de tratar mi piel y ahora está mucho mejor.

Así que, si no quieres que te pase como a mí, sigue leyendo y descubre cuál es tu tipo de piel, para que puedas descubrir (si no lo has hecho aún) cuál es la mejor forma de cuidarla.

Por mi experiencia, te diré que  no tenemos un tipo de piel, sino que tenemos cuadros cutáneos que pueden variar a lo largo de nuestra vida a causa tanto de factores internos (y es que ya lo dice el refrán, que la cara es el espejo del alma,  y nuestra piel se ve afectada también por nuestro estado de salud tanto físico como emocional) como por factores externos (climatología, estaciones meteorológicas, contaminación…) y por supuesto nosotros también somos capaces de influir en estos cuadros cutáneos empeorándolos  como consecuencia de no estar cuidando nuestra piel adecuadamente, pero también podemos mejorarlos o estabilizarlos tras un adecuado tratamiento, y es que como te decía en otro post, una de las funciones de la cosmética es mantener cuidada y sana la piel, pero claro, para eso necesitas saber cómo hacerlo o que  alguien te aconseje adecuadamente, de ahí que la cosmética personalizada este cada vez más en auge.

no tenemos un tipo de piel, sino que tenemos cuadros cutáneos que pueden variar a lo largo de nuestra vida a causa tanto de factores internos como de factores externos

Bueno al lío, que me voy por las ramas, y esto de la cosmética personalizada da para otro post,  los cuadros cutáneos que podemos encontrar y sus características son:

Piel normal: es la piel ideal, la que a todas nos gustaría tener, tersa, mate, con un tacto aterciopelado, con poros finos y sin sensibilidades.

Piel seca: se caracteriza por ser una piel deshidratada, falta de grasa, con poros finos y sensación de tirantez, suele ser pálida y es más propensa a la aparición de pequeñas arrugas. Es mate y tiene tacto áspero.

Piel seca y sensible: es una piel deshidratada, con poca grasa, con sensación de tirantez, enrojecida, fina y con capilares dilatados visibles, provocados por factores externos (clima, contaminación…) o internos (estrés, alimentación…)

Piel mixta: es una piel con poros dilatados, que adquiere un aspecto graso en la zona T y con mejillas deshidratadas. Presenta un tono desigual.

Piel mixta y sensible: es como la piel mixta, pero presenta tirantez y picor y zonas enrojecidas sobre todo en las mejillas que reacciona ante agentes externos (clima, contaminación…) o internos (estrés, alimentación…)

Piel grasa: piel con poros dilatados, y en ocasiones con impurezas que adquiere un aspecto brillante y graso  y un tono uniforme

Piel grasa y deshidratada: piel con poros dilatados, pero que en ocasiones presenta tirantez y deshidratación.

Piel madura: va perdiendo elasticidad y se forman pequeñas arrugas, la piel es fina y va perdiendo hidratación, a veces aparecen rojeces en las mejillas y nariz y pueden aparecer manchas de pigmentación en la menopausia.

Bueno y ahora que hemos visto los cuadros cutáneos posibles, ¿tú, en cual encajas? Venga cuéntamelo en los comentarios!!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *